Ni una menos

Ni una menos

Mujer que crees que estás sola. Que piensas que todo son cosas tuyas. Que nadie sabe la verdad de lo que pasa en tu casa, puertas adentro.
Mujer que temes que la cerradura dé la vuelta y abra la puerta de tus infiernos. Que sientes que no mereces nada bueno, que eres tú.
Mujer que vives y duermes con el miedo agarrado a tu garganta. Que aún esperas que todo sea un mal sueño y regrese a ti aquel hombre desaparecido.
Mujer que sientes vergüenza al mirar a tus hijos por si ven tus heridas. Que aguantas que también te desprecien porque es lo que han aprendido.
Mujer que no ves belleza en el espejo que te refleja. Que te has acostumbrado a una mano caliente golpeando tu cara y violando tu cuerpo.
Mujer que cuentas los días para que llegue tu muerte. Que ya no te importa sonreír cuando los demás te saludan y abrazarle cariñosamente.
Mujer que no recuerdas lo que era un te quiero y un gracias. Que ya no vives más que malas palabras a base de golpes y a filo de navajas.
Mujer que buscas respuesta a tanta pregunta. Que no te explicas cómo llegaste a ser una más y que temes estar en las listas por ni una menos.
Mujer que no has entendido que debes dejarle. Que no es que no pueda vivir sin ti sino que no sabe vivir contigo. Que mereces no llorar.
Mujer que no has sabido negarle la oportunidad. Que no estás sola aunque muchos te hagan sentir que abandonarle será también tu final.
Mujer que sueñas con los ojos morados. Que tus brazos ya no te duelen, ni a tus caderas escuchas, ni le prestas ya atención a tu corazón roto.
Mujer que has perdido las ganas. Que te escondes en tu casa y que escuchas 116 como a quien le cantan nanas; que has llamado y colgado, desesperada.
Mujer que ves en la calle parejas enamoradas. Que no confías en que existen hombres capaces de amarte sin necesitar zapatilla en la mano.
Mujer que no me has visto. Yo salí al paso de tanto infierno y tanto llanto. Me acostumbré a las pesadillas y le desterré de mis fotos.
Mujer que no sabe mi nombre. Ser valiente es dar tan solo un paso… Estarás sola, sí, porque es un camino tuyo que debes transitar tú.
Mujer que no dices nada. Podrás aprender a quererte otra vez y quizá también comprobarás que existen hombres que sí que construyen y aman.
Mujer que lees esto y lloras. Escibe el punto y final a esa historia y recuerda que yo tampoco quiero perderte porque sería perderme yo otro poco.

Por todas y cada una de las mujeres que lo sufren consciente o inconscientemente. Por las siguen entre nosotros. Por las que ya no están. Cero tolerancia a la violencia de género.

(Nota de la autora: aunque este es un pequeño escrito dirigido a mujeres, pienso también en todos esos hombres que se sienten aún más avergonzados e indefensos por ser maltratados psicológica y/o físicamente. Muchos podéis creer que no os merecéis respeto y estáis equivocados. No importa si quien agrede sea un hombre o una mujer porque terminan siendo lo mismo: cobardes sin género. Te pido que alces tu voz y denuncies. Y si decides no denunciar -que también lo entiendo- acaba con esa relación que te mata.)

Deja un comentario