Corazón de piedra

pray for Paris

Ayer fue París y París somos todos. Como en su día el mundo fue Madrid o Londres. Como muchas veces somos Beirut.
Es por eso que me gustaría compartir con vosotros estas palabras inspiradas de una canción francesa que me ha acompañado desde siempre; una canción cuya letra hago mía para pedirle al mundo que pare porque en esta estación me bajo, aunque tenga que dar el primer paso.

Dado que es más fuerte que tú
y tú ni siquiera llegas a entender
cómo es hacer el amor
sin necesidad de hacer la guerra.
Dado que no llevo todo el peso
de tener que entrar en este combate,
básicamente, es indiferente
cuánto sea todo el daño
aunque no lo haga uno mismo,
debo ser yo quien dé el primer paso.
Porque tu corazón es de piedra,
a veces cruzo los dedos para que veas
cuánto mal puedes llegar a hacer
con un corazón de piedra
que se convirtió en frío.
No quiero que hagas lo mismo conmigo.
A pesar de que debe ser que sólo soy
la mitad de lo que creo ser,
más de la mitad de mí es una mota
en mitad del universo.
Por favor, no hagas que sea demasiado tarde.
Pero es que tu corazón es de piedra,
nunca luchará por mí.
Hoy como ayer habrías tenido elección
pero tu corazón es de piedra
y es a mí a quien le toca dar el primer paso.

Dedicado a cada uno de los que viven y mueren porque dejen de existir corazones de piedra en nuestro mundo.

Deja un comentario